jueves, 14 de abril de 2011

Capítulo 1.

  ¿Nunca has deseado que tu vida diera un cambio radical? Que todo fuera más interesante. Que algo o alguien hiciera que todo fuera distinto.
  Eso pasó, todo empezó ahí, cuando deseé que mi vida dejara de ser normal y que algo grande pasara de una vez. Todo empezó allí, y todavía no ha terminado. Porque que algo tenga un principio, no quiere decir que tenga un fin.
  Suspiré mientras soltaba la cortina. Una fuerte lluvia  golpeaba sin cesar el cristal de mi ventana. Me vestí y bajé por las escaleras.
  -Hola enana, ¿qué haces levantada a estas horas?
  -No tengo sueño- dijo adormilada. Me acerqué hacia ella y le moví el flequillo hacia el lado, hizo un gesto de pocos amigos-. Bueno, en realidad, tengo que llegar super pronto.
  -¿Por qué?
  -Porque quiero.
  -¿Qué contestación es esa?
  -La mía.
  -Creo que deberías volver a la cama y dormir, porque como le contestes así a los profesores o a tus amigos...
  Saqué los boles y serví la leche y los cereales. La lluvia sonaba fuertemente en el techo y un repiqueteo invadía la casa. Salí por la puerta. Un día como otro cualquiera estaba comenzando. Creía que siempre iba a ser lo mismo. Pero, en un segundo después, retiré lo que había dicho antes.
  Me choqué con alguien, al que se le cayó el mapa a un charco de agua.
  -Perdona, es que no miraba al camino.
  -Perdona tú, ¿o a quién se le ha caído el mapa?- se lo cogí y se lo devolví.
  -Me he perdido, ¿sabes dónde está el instituto Sierra i Fabra?
  -Está por ahí- dije señalando el camino por el que iba mientras le daba la vuelta a su mapa-. Lo llevabas al revés. Me fijé en sus ojos azules y en su cabello rubio, era un chico guapísimo-. Yo voy a ese instituto, ¿quieres que te acompañe?
  -Vale, así ya no me puedo volver a perder- me sonrió y yo le devolví la sonrisa-. Por cierto, me llamo Dani, de Daniel.
  -Yo soy Alex, de Alexandra, un nombre largo- dije riéndome.
  -¿Te estás burlando de mí?
  -No, qué va...
  -Mejor, porque nadie se ríe de mi- el también bromeó. Era la primera vez que me tomaba tanta confianza con alguien que conocía.
  -Así que eres nuevo...- dije yo después de un largo silencio.
  -Bueno, sí, pero no es la primera vez que me mudo, mi familia y yo solemos ir de ciudad en ciudad. Y ya estoy bastante acostumbrado, pero todos los comienzos son difíciles.
  Llegábamos a la puerta del colegio.
  -Bueno, pues aquí estamos.
  -A partir de aquí ya puedo seguir solo. Gracias- me besó la mejilla, no pude evitar tocármela y quedarme paralizada.
  Y desde ese momento, doy gracias a su mala orientación, a que llevara el mapa al revés, a todo lo que pasó ese día. Gracias.
--------------------------------------------------------------------------------
Bueno, esto sólo es una introducción de lo que va a ser la historia, y es bastante corto, pero no quería hacerlo muy largo ya que, como he dicho, esto sólo es la introducción.

1 comentario:

tres de tres dijo...

me encanta, me parece muy buena idea!!!
Bsoos